TFR FACEBOOK TFR GOOGLE TFR INSTAGRAM
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
OJO CRÍTICO

Foto: Maison Valentino.

¿Parecidos razonables, o diabólicas coincidencias?

Y el debate de la moda: Cuando la inspiración se convierte en copia.

04 de marzo de 2019 | Daniel Fez.

Que el arte es algo cíclico, eso lo sabemos todos. No tenemos más que indagar levemente en la historia desde los orígenes de la humanidad hasta nuestros días, para darnos cuenta que de una forma pausada pero constante hay movimientos arquitectónicos, pictóricos, literarios y en definitiva todo ese inmenso universo en el que también englobamos como no a la moda y en los que se recurre como fuente de inspiración a periodos pasados pero no olvidados.

Ejemplos tan relevantes como el de Roma, que miró a Grecia para construir su propia identidad, o etapas más recientes, aunque sin duda alejadas en el tiempo cuando el oscurantismo de la Edad Media dio paso a una exaltación del pasado glorioso y artístico de las dos grandes culturas y por ende ejemplos de equilibrio estético que fueron las ya citadas anteriormente, que dieron como resultado el resurgimiento del Renacimiento. Y también esto ocurrió en la moda, cuando Madame Grés o Madeleine Vionnet entre otros muchos, nos dejaron su visión más personal de la inspiración en su obra, a través de la mirada a estas dos culturas.

La moda como no y como venimos diciendo, ha sido también participe del arte. Ha evolucionado de forma paralela y ha caminado a través de los siglos con el discurrir de la historia. Pero mas allá de todo esto, el conflicto como tal comienza en el momento se traspasan ciertos límites, o mejor dicho, se atraviesa esa delgada y peligrosa línea que separa la inspiración de la copia. Y aquí surge el dilema. ¿Hasta donde el respeto a esta frontera es subjetivo y cuestionable?, es más, ¿Cuál es el código no escrito por el que la propia inspiración se convierte en copia y en ocasiones hasta en réplica?.

Fuera de seguir en este artículo, filosofando sobre lo divino o lo humano, sobre la inspiración o la copia en el universo de la moda, prefiero que seáis vosotros mismos los que juzguéis a través de imágenes, donde empiezan esos “parecidos razonables” o mejor dicho, donde acaban esas “diabólicas coincidencias”.

Ni que decir tiene que admiro y venero la capacidad creativa que mueve la moda, es más, reivindico la necesidad de “respetar” la valentía a la hora de interpretar las fuentes de inspiración y trasladarlas a nosotros como autenticas e imperecederas obras de arte que son, pero… ojo. Al igual que “las armas las carga el diablo” en una recurrente frase hecha de nuestro nutrido vocabulario, en ocasiones también “las agujas las carga el mismo personaje” y es aquí cuando se traspasa esa delgada e imaginaria línea.

Una de estas últimas y “diabólicas intervenciones” la encontramos en la pasada edición de la MBFWM. Y es justamente cuando de la mano de nuestra admirada Teresa Helbig nos encontramos al abrir su desfile con una imagen que nos trasladaba al año 1934 de la mano del diseñador americano Travis Banton. ¿Casualidad o coincidencia?. Al fin y al cabo, se trataba de una colección inspirada en la “Convención anual de brujas de 1952” y ya se sabe lo que pasa cuando hablamos del demonio, que a veces, simplemente a veces casi todo vale.

Pero a lo largo de la historia de la moda hay otras muchas “similitudes insospechadas” que gracias a los testimonios gráficos con los que contamos, nos hacen plantearnos donde termina realmente la inspiración para convertirse en una mera copia. Hay parecidos razonables de la mano de diseñadores y diseñadoras como Jason Wu, Beatriz Peñalver, Blindness o Givenchy entre otros muchos, donde podemos encontrar analogías o más que evidencias de que algo ha fallado a la hora de interpretar “la inspiración”. De esto no cabe la menor duda.

Pero no solo son estas, hay también otras casas de costura como Christian Siriano, Giambatista Valli o la propia Dior, que han sacrificado la inspiración para atravesar esta delgada línea que separa el límite entre la inspiración y la copia. No con ello pretendamos lapidar a nadie, mucho menos fustigar la brillante trayectoria de los creativos en el mundo de la moda, simplemente se trata de recapacitar sobre el peligro que corremos cuando de una forma intencionada o no, nos arrastramos hacia ese oscuro precipicio que roza lo textilmente incorrecto.

Nunca nadie dijo que el arte de la moda fuera fácil, es más, no se puede dudar que detrás de cada una de estas piezas haya horas de trabajo, de dedicación y de esmero. Que el esfuerzo y el tesón se ven lógicamente premiados con una brillante carrera, eso es indudable, pero…cuidado, ya sabemos lo que pasa cuando la inspiración deja de convertirse en un instrumento de trabajo para navegar por la copia. Y es que de un parecido razonable, pasamos por desgracia a una diabólica coincidencia.

TFR NOTICIAS DE MODA

Publicado por: DANIEL FEZ

04|03|2019.

ASESORES IMAGEN MADRID

NEWSLETTER

Todo lo que necesitas saber sobre moda, belleza y ruta shopping, directo a tu mail. ¡Suscríbete!

SOMOS SOCIABLES

TAGS

PARECIDOS RAZONABLES, DIABÓLICAS COINCIDENCIAS, MODA, ARTE, EL OJO CRÍTICO, PHOTOSHOP, EL OJO CRÍTICO, DANIEL FEZ, THE FASHION ROUTE MAGAZINE, TFR MODA.